Odontología conservadora y preventiva

La mejor cura es la prevención

Odontología preventiva Álvaro y Franco Dental

Odontología conservadora y preventiva.

De todos es sabido que la prevención es la mejor de las curas. Así pues, la odontología conservadora trata de evitar la extracción de piezas debido a problemas dentales, recurriendo a reconstrucciones, restauraciones, etc. y la odontología preventiva trata de evitar que se produzcan enfermedades dentales.

Odontología conservadora

Cuando hablamos de odontología conservadora nos referimos a aquellos conjuntos de técnicas que permiten la conservación de las piezas dentales originales del paciente. Para ello habrá que realizar diferentes tratamientos en función de cada caso, pero todos encaminados a la conservación.

Tanto si se trata de caries, como un daño en la pieza (fractura, fisura…), malformaciones o cualquier otro problema dental, hay que intentar salvar la pieza y para ello, en Álvaro y Franco Dental tenemos una amplia experiencia en odontología conservadora.

Odontología preventiva

Como decimos, la prevención es la mejor de las curas. Gracias a una buena previsión, con las revisiones periódicas pertinentes, podemos conocer la evolución que puede tener la boca de un paciente y, gracias a ello, poner las soluciones a los posibles futuros problemas bucales que se pueden ocasionar.

La odontología preventiva es la aliada perfecta para prevenir enfermedades bucodentales que pueden ser ocasionadas por factores como los genéticos, ingesta de medicamentos específicos, etc.

Prevención y conservación pueden ir de la mano.

Llámenos: 91 066 93 38

Incrustaciones o coronas Álvaro y Franco Dental

Incrustaciones dentales.

Las incrustaciones dentales son piezas que se pueden realizar con diferentes materiales, según las necesidades del paciente, para restaurar dientes. Estas incrustaciones suelen ser necesarias tras haber realizado una endodoncia, en piezas dentales destruidas por caries o con fracturas, siendo un tratamiento muy conservador y duradero.

¿Cuándo se realizan incrustaciones?

Cuando un diente tiene un deterioro notable como consecuencia de una reparación por motivos como caries, fracturas, fisuras… es muy probable que se pueda colocar una incrustación.

Para poder colocar una incrustación, el diente debe cumplir una serie de requisitos imprescindibles, ya que se realizan siempre y cuando la pieza sobre la que se va a colocar lo permita. Depende del tamaño y de las posibilidades de tallado de esa pieza, de la capacidad de soporte y sujección que tiene y su longitud. Si no fuera posible, se tendría que colocar una corona.

La realización de la incrustación pasa por la preparación del diente original (generalmente molares), donde se tiene que tallar y dar forma para la posterior colocación de la incrustación. En primer lugar se coloca una incrustación provisional y la definitiva se prepara en laboratorio con las medidas que hemos tomado previamente. Una vez terminada, quitaremos la provisional y colocaremos la definitiva devolviendo al diente su capacidad original y una estética renovada.

¿Qué tipos de incrustaciones hay?

En la actualidad existen tres tipos, aunque uno de ellos está en desuso, principalmente por causas estéticas.

Incrustaciones de composite.
Las incrustaciones de composite se utilizan en los casos en que la superficie a reparar no sea muy amplia ya que pueden terminar cayendo. Su desgaste es mayor.

Incrustaciones de porcelana.
Se trata de las incrustaciones más recomendadas debido a su enorme parecido al diente real y su larga duración.

Siempre hay una solución para cada caso.

Implantes Álvaro y Franco Dental

Prótesis fija (coronas, etc.).

Las prótesis dentales se utilizan cuando se necesita la sustitución parcial o total del diente.

¿Cuándo se realizan prótesis fijas?

Por diferentes motivos como la pérdida de piezas debido a caries, roturas, extracciones, etc. es posible encontrar una oclusión dental que precise de la colocación de una prótesis dental. Las prótesis fijas son la solución a esa falta de dientes que no sólo provoca un efecto estético sino que también, por una deficiente mordida, puede ser causa de problemas como trastornos alimenticios, enfermedades estomacales, etc.

Las prótesis fijas se realizan para cada caso concreto y deben seguir un estudio pormenorizado de cada caso.

Es posible que existan necesidades óseas para su implantación que requieran de técnicas avanzadas de elevación de senos maxilares, regeneración de hueso etc. imprescindibles para una correcta colocación.

En los casos en los que el paciente lleva muchos años con la falta de una pieza es muy probable que necesite hueso en esa zona para poder realizar el implante de una prótesis fija.

¿Qué tipos prótesis fijas existen?

Existen diferentes tipos de prótesis fijas, desde los puentes que se realizan para aprovechar la sujección de una pieza en la elaboración de la prótesis para una o varias, las coronas que sustituyen a la parte visible del diente, devolviendo la capacidad y morforlogía al mismo, los implantes individuales que sustituyen al diente que falta o los implantes conocidos como “all on four” que con 4 sujecciones al maxilar pueden soportar una amplia zona dental.

Dependiendo de cada caso se utilizará una u otra técnica y eso incluye diferentes técnicas y tratamientos que serán exclusivos para cada paciente.

Volver a tener la dentadura en perfectas condiciones es imprescindible para llevar una vida sana. Desde Álvaro y Franco Dental te ofrecemos todas las soluciones que existen para que tu salud bucodental sea completa.