Rellenos

con ácido hialurónico

Su rostro se merece un buen tratamiento.

La aparición de líneas de expresión y arrugas alrededor de ojos, entrecejo, boca, también en comisuras, surcos nasolabiales y nasogenianos, así como la línea de marioneta son fruto ni más, ni menos, del paso del tiempo. Este paso del tiempo al que queremos resistirnos, es capaz de causar problemas en la armonía estética facial.

La pérdida de relleno o grosor en labios y ojos son visualmente los más identificativos del paso de la edad. Los rellenos faciales con ácido hialurónico son capaces de resolver esta pérdida, con una duración que puede oscilar entre los 9 y 12 meses, dependiendo de la edad, zona donde se realice la infiltración y hábitos de vida.

El relleno de ácido hialurónico se realiza mediante infiltración, siendo su efecto inmediato ya que rellena la zona de la arruga instantaneamente. Como media, el tratamiento suele durar una hora y se realiza en la clínica sin necesidad de ningún tipo de anestesia y sin tiempo de recuperación. Es más, una vez recibido el relleno podrás hacer tu vida totalmente normal.

El único efecto secundario que pudieras notar, según el caso, podría ser un pequeño enrojecimiento de la zona donde se ha infiltrado o una leve inflamación. En algún caso se puede producir un ligero hematoma que puedes corregir sin ningún problema con un pequeño toque de maquillaje.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico natural es una sustancia que está presente en los seres humanos, siendo parte fundamental de las células dérmicas, estando también presente en la construcción de tejidos duros como artigulaciones y cartílagos.

El ácido hialurónico profesional se diferencia del natural porque ha sido sintetizado en laboratorio, siendo un sustituto y complemento de última generación excelente del propio del cuerpo humano. Se utiliza en todo tipo de cosméticos y es el que utilizamos en Álvaro y Franco para realizar los rellenos.

    ¿Qué propiedades tiene el ácido hialurónico?

    • Se comporta como soporte del colágeno, que vamos perdiendo con la edad, ayudando a su producción de forma natural.
    • Es capaz de mejorar la absorción de líquidos de las células.
    • Favorece la hidratación de la piel.
    • Previene el envejecimiento prematuro de la piel.
    • Favorece la recuperación del tejido conjuntivo.